“La música abre posibilidades infinitas de aprendizaje”: Felipe Tristán


Felipe Tristán es un joven director de orquesta regiomontano que ha destacado en los principales escenarios artísticos del mundo, como el Carnegie Hall o el Lincoln Center, o en países como Suiza o China.

En 2015 se convirtió en el primer mexicano en ser nombrado director asistente de la Brooklyn Symphony Orchestra, de la cual actualmente es director asociado, además de director de la Repertory Orchestra en la Manhattan School of Music.

Y además sigue incursionando retos para su carrera: el pasado sábado 28 de septiembre se alzó con el primer lugar en el concurso de dirección orquestal de la Klangkraft Orchester en Duisburg, Alemania.

Al certamen acudieron directores de todo el mundo. Tristán compitió en la ronda final contra exponentes de Japón, Estados Unidos, Inglaterra y Alemania. Dirigió a la citada orquesta alemana con la Sinfonía de Beethoven.

Henry Cheng, director musical de la Klangkraft Orchester, señaló que “Felipe tiene un excelente conocimiento de la partitura, una habilidad para lograr su visión en los ensayos y la capacidad de mostrarla a través de su técnica y personalidad”.

Entre los premios que se le otorgaron al también flautista, de 36 años, se encuentra una invitación como director huésped de la Klangkraft Orchester en la temporada de conciertos 2019-2020.

En México ha dirigido la Orquesta Sinfónica de la UANL, la Filarmónica del Estado de Querétaro, la Orquesta de Baja California y la Orquesta Sinfónica de la Escuela Superior de Música y Danza de Monterrey, entre otras agrupaciones.

Volverá a Monterey el próximo 2 de noviembre con el espectáculo “Broadway Sinfónico”, como parte del Festival Internacional de Santa Lucía, dirigiendo a la OSUANL.

Felipe Tristán radica en Nueva York, desde donde, en entrevista, compartió sus experiencias y su sentir acerca de las artes.

¿Qué significa para ti como artista y como persona el primer lugar en este certamen?
Es un logro muy importante, no solo a nivel personal sino por lo que representa para México. Estoy muy orgulloso de poder ayudar a que nuestro país tenga una presencia importante en concursos de este tipo alrededor del mundo.

¿Por qué dedicas tu vida a la música?
Aunque suena cliché, no me imagino haciendo otra cosa. Quizá haría algo en las artes, pero tarde o temprano caería atrapado por la música. A veces pienso ¿cómo es posible que todo el mundo no se quiera dedicar a esto?

¿Qué retos enfrentas al ser un director joven?
La imagen tradicional del director de orquesta, del “maestro”, es la de un señor grande, canoso, sabio… pero esto ha cambiado en los últimos años; hemos adaptado un estereotipo más actual, moderno, amigable, accesible del director de orquesta, algo que es necesario dados los cambios por los que está pasando la música clásica. Al final del día e independientemente de la edad, creo que lo más importante es desarrollar habilidades de liderazgo, calidad artística y técnica, en ese orden.

¿Consideras que Monterrey, el estado, el país, son territorio idóneo para difundir y preservar la música clásica?
Claro! Cualquier lugar del mundo lo es. Sin embargo, en México como en todo el continente americano por cuestiones históricas y/o cronológicas tenemos un rezago cultural comparado con Europa. Esto no debe ser visto como una desventaja, sino como una oportunidad de crecimiento, algo que pudiera posicionarnos como líderes a nivel mundial en el campo artístico.
Pero esto es un esfuerzo colectivo que incluye a toda la sociedad. A fin de cuentas, uno de los propósitos del arte es el de “elevar el espíritu”, sea lo que sea que eso signifique, y por ende crear una sociedad y un país más consciente, educado, justo, que funciona para el bien común.

¿Consideras necesaria la formación de públicos para la música clásica?
Sí, lo considero cien por ciento necesario. Es un tema complejo. Mucha gente tiene la percepción de que la música clásica “no es para ellos”, o que no son bienvenidos. Afortunadamente eso está cambiando poco a poco y es responsabilidad tanto de los músicos y administradores como del público asiduo, el crear una atmósfera amigable, receptiva, evitar prejuicios de ambos lados, lenguaje excesivamente técnico, y dar la bienvenida a todo aquel que quiera disfrutar de la música, sea que conozca quien es Beethoven o no. Por muchos años, quizá siglos, se ha dicho que la música clásica va a desaparecer, eso es imposible. Lo lamentable y alarmante es que lo que sí pudiera desaparecer es la inteligencia.

¿Consideras necesaria la formación musical en las infancias?
Sí, es esencial en la formación educativa básica. Hay muchos estudios que han comprobado el efecto de las artes y la música en la educación. Este fue un área de interés personal cuando recién llegué a Nueva York en 2011, a hacer un Fellowship en el Lincoln Center. Estoy convencido, no un noventa y nueve por ciento, sino un cien por ciento de que la música potencializa al individuo y le abre posibilidades infinitas de aprendizaje.

A CONTINUACIÓN, UNA MUESTRA DE SU TRABAJO EN LA DIRECCIÓN ORQUESTAL:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s