“Vitaminas para no olvidar”

Aunque los Óscar año con año son muy criticados por las decisiones que toman, acerca de a quienes o qué películas premian, en toda su historia sólo tres películas han conseguido los considerados como los cinco premios más importantes: mejor película, mejor director, mejor actor, mejor actriz y mejor guión.

Estas son “Sucedió una noche” (1933, Frank Capra), “Alguien voló sobre el nido del cuco” o “Atrapado sin salida”, como se le conoce en español, (1975, Milos Forman), así como “El silencio de los inocentes” (1991, Jonathan Demme).

No es casualidad que la autora Rachel Khong haya utilizado la película de Milos Forman para incluirla como parte de las vivencias que tiene la protagonista de su novela “Vitaminas para no olvidar” (Grupo Planeta, 2018), dado que ambas obras exploran la mente y sus recovecos.

Se trata de un libro que narra cómo Ruth una mujer en sus 30 afronta diversos cambios y momentos trascendentales, el principal de ellos es cómo incide en su vida el hecho de que su padre esté en lo inicios del Alzheimer, además de que ella renuncia a su trabajo y vuelve a vivir en casa familiar, con su respectivo cambio de ciudad, los recuerdos, los ex amores, etcétera.

Es una obra con la cual será muy fácil identificarse porque contiene momentos muy emotivos y que seguramente hemos vivido en algún momento.

Los disgustos con los hermanos, los recuerdos con la comida que hace tu madre, el simple hecho de viajar de una ciudad a otra y admirar los paisajes, es parte de lo que contiene la obra de Kong. De hecho es muy especial la manera en que describe ese tipo de cosas, es inevitable no transportarse ahí.

Otra cosa muy importante que se ve reflejada es cómo los maestros y las maestras que ponen toda su pasión en la enseñanza dejan una huella en quienes fueron su alumnado. Además, Khong tiene amplia experiencia como periodista y editora, lo cual se nota muchísimo en su narrativa.

Como dice Gaby Pérez Islas, la vida es aprendizaje y la muerte es la graduación, y eso es precisamente lo que le sucede a Ruth, vive un proceso muy fuerte de aprendizaje personal, profesional y humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s