“Los adioses” a las mexicanas

En este Día Internacional de la Mujer me tocó ver, como cada año, varias listas de películas que abordan algún tema femenino, en sus variantes, desde el empoderamiento, la lucha por la igualdad de oportunidades, el romper con estereotipos, roles de género, etiquetas, etcétera.

Pero, no vi que alguna película mexicana (entiéndase, producida y filmada en México) figurara en esas listas. Al menos en las que me tocó ver. No se diga latinoamericanas. ¿Por qué?, ¿las historias mexicanas de mujeres no son de interés? 

Rosario Castellanos es considerada pionera del feminismo México. Escritora, diplomática, promotora cultural, defensora de las minorías. Su figura ha sido retomada en diversas ocasiones en la escritura. Su presencia en el cine ha ido a paso un poco más lento, pero ahí está. 

El año pasado, la directora mexicana Natalia Beristáin estrenó su película “Los adioses”, que hace una revisión a Castellanos en su etapa de vida en pareja.

Podemos ver a una Rosario tomando conciencia desde muy joven sobre el papel de la mujer, principalmente. 

Pero dado que la película se hizo con base en una serie de cartas de la escritora, el hilo conductor de todo esto se manifiesta en su vida al lado de Ricardo Guerra. 

Mención aparte tienen la notables actuaciones de Tessa Ía, dando vida a Rosario en la etapa joven, y la gran Karina Gidi en la etapa adulta.

Si bien la percepción que pudiera provocar este filme es el hecho de la sujeción de la mujer al hombre, creo que sí contiene una visión de cómo ella pudo ir abriendo brecha de la igualdad de oportunidades. Funciona como un acercamiento importante a la figura de la autora en esos momentos clave. 

Sin embargo, tengo la percepción personal, que ella no es muy conocida entre la ciudadanía. Tal vez existe la percepción de su nombre, pero la conciencia sobre su quién es Rosario es un tanto limitada.

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de entrevistar a la escritora e investigadora Rebeca Orozco (Ensenada, 1956), reconocida por sus obras de literatura para la infancia. 

Ella acaba de publicar el libro “El aire en que se crece”, una biografía novelada acerca de Castellanos que le tomó cuatro años escribir. 

Coincidió conmigo en que es necesario que la autora chiapaneca sea más conocida, que su obra, vida y legado se difundan.

En ese sentido, su aportación con la biografía novelada es valiosa. Al leerla podemos conocer a la Rosario niña, que ha perdido a su hermano, convirtiéndose ella  en una sombra para sus padres. La adolescente, la joven que decide estudiar una carrera contra las convenciones de la época. La adulta, la docente, la investigadora, la que propuso en su tesis revalorar el papel de la mujer, la luchadora, la que buscaba generar conciencia sobre este y muchos otros temas.

Pero también la Rosario migrante. Hace algunos días me proponían un ejercicio de nombrar a personajes importantes de la historia de México que hayan nacido en la capital del país. Y bueno, es importante señalar que de entrada es complicado mencionar a alguien. Hay que revisar bien. 

Rosario aunque nació en la Ciudad de México, muy pequeña sus padres migraron a Chiapas. Luego estuvieron de regreso a la capital. Ahí conoció a otros artistas e e intelectuales de la época. Pocos eran de la ciudad. Como Emilio Carballido o Dolores Castro, por citar dos ejemplos.

En las páginas de “El aire en que se crece” vamos a encontrar también muchas de esas cartas que Rosario le escribió a Ricardo. Veremos cómo ella se encontraba la lucha interna entre el amor que sentía por él y sus deseos de avanzar cumplir sus metas y no estar sujeta.

Algo  que también se aborda en ambas obras, el libro y la película, es el final de la vida de Rosario, es muy interesante y conmovedor como lo plasma Orozco en su novela, pero también por Beristáin en “Los adioses”, cuyo guión fue realizado por Javier Peñalosa y María Renée Prudencio.

Sean pues, ambas obras artísticas, una oportunidad para seguir construyendo y avanzando en este tema que, lamentablemente, requiere aún muchísimo por hacer.

Y sea “Los adioses” una obra a incluirse en el panorama de películas con perspectiva de género. Lo mismo que otras cintas mexicanas (de directoras mexicanas, incluso) como “No quiero dormir sola”, “Tempestad”, “Danzón”, “Los insólitos peces gato”, entre otras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s