Siete figuras para acercarse al arte de Rusia

Rusia es un país que tanto en solitario así como parte de la Unión Soviética ha legado al mundo importantes artistas y creaciones.

Podemos citar a figuras como Fiódor Dostoyevski, Antón Chéjov, Vladimir Nabokov, Ígor Stravinski, Vera Mukhina, Marc Chagall, Fyodor Schechtel o Vladímir Vysotski, entre otras creadoras y otros creadores.

Para poder acercarnos al arte y la cultura de este país, que hoy está en los ojos del mundo, aquí siete figuras que han dejado una profunda huella en el mundo.

Anna Pávlova

Fue una de las más grandes bailarinas de todos los tiempos. Nació en 1881 en San Petersburgo y falleció el 23 de enero de 1931 en La Haya. Se destacó por sus amplios dotes y virtuosismo para la danza clásica y como actriz, que le sirvió para imprimir gran estilo a sus obras. Sobresalió esencialmente en la interpretación de los ballets románticos y tuvo su propia compañía de danza clásica.

En 1919, durante una gira por México, Pavlova fue una de las primeras bailarinas clásicas en ejecutar el Jarabe Tapatío, y portó el vestuario de china poblana.

Cambió el molde de las bailarinas de ballet, pues en su época se esperaba que fueran fuertes, con cuerpo poderoso. Sin embargo ella demostró gran talento con su cuerpo menudo, delicado, perfecto para papeles románticos, como Giselle.

Impuso también adecuaciones en las zapatillas, al agregar un pedazo de cuero duro en las suelas para poder soportar debido a que sus pies eran muy arqueados. Esto derivó en un diseño más moderno.

 

Andréi Rubliov

Importante pintor ruso, nacido alrededor del año 1370, durante la época del yugo tártaro-mongol, probablemente el periodo más duro de toda la historia rusa. No se sabe a ciencia cierta su origen ni el lugar exacto de su nacimiento, sólo queda para la modernidad su gran legado. De hecho, no se sabe tampoco su nombre real, ya que Andréi lo adoptó al tomar el hábito de monje.

La batalla de Kulikovo, que sucedió cuando él era un niño, quedó reflejada en su trabajo artístico. Fue encomendado a pintar los frescos de varias iglesias y catedrales de Rusia.

800px-Angelsatmamre-trinity-rublev-1410
Icono de La Santísima Trinidad, pintado probablemente entre 1422 y 1428

Su vida estuvo vinculada a dos monasterios, el de la Trinidad en Sérguiev Posad, que ahora es el monasterio más famoso de Rusia, y el del Salvador y Andrónico, uno de los más antiguos de Moscú. Es en el primero donde tomó los hábitos, y a donde más tarde regresaría para pintar los frescos de la catedral de la Trinidad, de donde procede su más famosa obra, el icono de La Santísima Trinidad, considerada la más perfecta expresión del genio del pintor.

Durante la época soviética, la obra de Rubliov y otros artistas fueron confiscados y entregados a museos, hoy “La Santísima Trinidad” forma parte de los fondos de la galería Tretiakov de Moscú. En 1966 el destacado cineasta Andréi Tarkovski rodó una película sobre su vida y obra.

 

Andréi Tarkovski

Considerado uno de los más influyentes director del cine ruso y uno de los más grandes de la historia del séptimo arte, nació el 4 de abril de 1932 en Zavrazhie y falleció el 29 de diciembre de 1986 en París.

Pese a haber dirigido sólo siete filmes durante 25 años de carrera, debido a una muerte prematura por cáncer de pulmón, el autor dejó una huella imborrable en el cine. Sus películas se alejaron de los términos comerciales para retar al espectador a la reflexión en los términos del existencialismo. Fue muy exigente al momento de preparar y dirigir sus películas y dejó plasmadas sus teorías sobre el cine y el arte en su libro “Esculpir en el tiempo”.

También fue el primer director de cine soviético en recibir el León de Oro de Venecia por su primer filme “La infancia de Iván” en 1962. Durante su carrera enfrentó imposiciones, críticas y la presión de las autoridades culturales soviéticas, por lo que emigró primero a Italia. Con el equipo de Ignmar Bergman, a quien admiraba, dirigió su obra póstuma, “Sacrificio”, en 1986, la cual terminó montándola en la cama de un hospital, y fue estrenada después de su fallecimiento. En Cannes fue la obra más premiada.

 

León Tolstói

Leo_Tolstoy_1897,_black_and_white,_37767u

El reconocido escritor nació en Yásnaia Poliana, Tula, Rusia, el 28 de agosto de 1828, y falleció en Riazán (Rusia) el 22 de noviembre de 1910. Procedía de una familia acaudalada y aristocrática. Comenzó a escribir en diversas publicaciones a mediados del siglo XIX, entre ellas la revista “Sovremennik”, y su primer libro fue “Infancia” en 1852. Fundó en 1857 una escuela para los hijos de los campesinos que trabajaban en su hacienda.

“Guerra y Paz”, escrita de 1865 a 1869, y “Ana Karenina” en 1878, son sus novelas más conocidas, y están consideradas como la cúspide del realismo ruso, junto a obras de Fiódor Dostoyevski.

Otros de sus títulos son “Los Cosacos” (1863) “La Muerte de Iván Ilich” (1886), “Sonata a Kreutzer” (1889) y “Resurrección” (1899). Escribió también trascendentales ensayos como “Qué es el arte” en 1897. La historia lo ha situado como uno de los escritores más importantes de la literatura mundial.

Aquí algunas de sus obras: www.lecturalia.com/autor/846/leon-tolstoi.

 

Mijaíl Barýshnikov

El mejor bailarín de ballet de todos los tiempos está vivo. Y es ruso. Así lo bautizó el crítico Clive Barnes. Nació en Riga, Letonia, el 27 de enero de 1948.

Comenzó desde los 9 años en el Ballet Kirov, donde acabó graduándose y bailando como figura principal en 1969. Con esta compañía se dio a conocer en el mundo y entregó las más inolvidables interpretaciones.

Durante una pequeña gira por Canadá pidió asilo político para no volver a su país. Ingresó al Ballet Nacional de Canadá, luego fue a Nueva York y entró en el American Ballet Theatre como bailarín principal.

Su trayectoria incluye obras como “El Cascanueces”, “La bella durmiente”, “El lago de los cisnes” y “Don Quijote”, reafirmando su talento y virtuosismo indiscutible.

También se ha desarrollado como actor en televisión y cine. En este último fue reconocido por su primer papel en la película “Paso decisivo” en 1977, por la que fue nominado al Óscar, y fue actor principal en la película “Sol de medianoche” en 1985, entre otros trabajos.

 

Pyotr Ilyich Tchaikovsky

Uno de los compositores fundamentales de la historia de la música. Perteneció al periodo del romanticismo y es autor de algunas de las obras clásicas más famosas, como la “Obertura 1812”, la obertura-fantasía “Romeo y Julieta,” el “Primer concierto para piano”, sus sinfonías Cuarta, Quinta y Sexta, la ópera “Eugenio Oneguin” y los ballets “El lago de los cisnes”, “La bella durmiente” y “El cascanueces”.

Nació en Vótkinsk en 25 de abril de 1840 y falleció en San Petersburgo el 25 de octubre de 1893. Su música es considerada profundamente expresiva y personal, reveladora de la personalidad del autor, compleja y atormentada, en parte por sus crisis personales. Actualmente está catalogado como el más destacado músico de Rusia y una de las figuras más importantes de la cultura de ese país.

 

Serguéi Eisenstein

Para cerrar con broche de oro este recuento, una figura indiscutible del arte de Rusia, de influencia mundial y posterior. Nació el 22 de enero de 1898 en Riga, Letonia, y falleció el  11 de febrero de 1948 en Moscú.

Estudió ingeniería, luego ingresó al Ejército Rojo y posteriormente se dedicó a dirigir teatro. Sin embargo, donde encontró su verdadera vocación fue al filmar cine, arte que vivía sus albores. En 1924 rodó el largometraje “La huelga”, con una famosa secuencia en la que utilizó imágenes de ganado sacrificado en el matadero intercaladas con otras de trabajadores fusilados por soldados zaristas, una obra que fue víctima de la censura. Se dedicó entonces a investigar sobre el montaje (edición), y desarrolló su propia teoría, que tuvo gran influencia posterior en el cine mundial y de Hollywood, algo que sigue vigente.

Conocido así como el padre del montaje, su obra sigue siendo objeto de estudio y de fascinación, tanto por el público como los estudiantes de cine. Su película ‘El acorazado Potemkin’ (1925) está considerada una obra maestra de la historia del séptimo arte. En total dirigió 20 películas, entre las que se encuentra también la destacada “Octubre”, que narra los sucesos del asalto al Palacio de Invierno durante la Revolución rusa de 1917.

Al buscar incursionar en Hollywood en 1930 no consigue los permisos de residencia, por lo que vino a nuestro país, donde fue encarcelado, y poco después liberado. Aquí filmó “¡Que viva México!”, en la que experimentó diferentes montajes, aunque no pudo acabarla al quedarse sin recursos. Plasmó sus estudios en obras como “Teoría y técnica cinematográfica”, “La forma en el cine”, “Reflexiones de un cineasta” y “La realización cinematográfica”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s